Los teléfonos móviles operan a una frecuencia distinta que una red WiFi y no causan interferencias en nuestra red.