En los casos más comunes la instalación no se extiende más allá de 90 minutos. Se procede a la colocación de la antena y posteriormente se lleva un cable desde ella hasta el interior del domicilio para finalmente configurar la conexión y dejarla lista para su uso.