La instalación de la antena se puede realizar en el interior de la vivienda, pero todo depende de la cobertura que se tenga. En los casos en los que es necesario poner la antena en el exterior, solemos optar por ponerla en el tejado, normalmente en el mástil de la antena de TV, aprovechando las entradas de los cables de TV, para meter el cable necesario para nuestra instalación, de esta forma no haríamos ningún agujero. En algunas viviendas la instalación se ha realizado en el balcón y se ha tenido que hacer un agujero en la fachada para introducir el cable, en esos casos ha sido por petición del cliente. En el caso de viviendas unifamiliares ponemos una antena de uso individual, en cambio, si se trata de una comunidad de propietarios, la ley de la propiedad horizontal, permite la instalación de cualquier antena de Telecomunicaciones que solicite un propietario, siempre y cuando los gastos corran por parte del propietario y sea de uso comunitario, es decir, si en el futuro otro propietario quiere conectarse a la antena puede hacerlo sin ningún problema.